Nos hemos mudado

Este blog es ahora “Café Caracoles”

http://cafecaracoles.wordpress.com/

Publicado en Avisos | Deja un comentario

El doblaje de Pulseras Rojas no está nada mal

“Pulseras rojas” ha arrasado en Antena 3. Aunque algunos no daban un duro por ella, la serie de TV3 no solo ha barrido en su estreno, sino que también se ha mantenido por encima de los tres millones de espectadores en el segundo episodio y aplasta a su competencia del lunes. Pero por encima de las emociones que pudiera transmitir o de su calidad (a mí me parece una serie buena, aunque sobrevalorada por su enorme repercusión entre el público joven), hoy quiero hablar de un tema que ha levantado muchas ampollas: el doblaje. 

Aunque existía la opción de verla en VOS, porque se habilitó un segundo audio en catalán, unos cuantos echaron pestes sobre el doblaje al castellano, realizado por un estudio profesional en lugar de los propios actores. Entre los críticos estaba Llum Barrera. Las críticas de “poco natural”, “son señores doblando a niños” o “no le pega esa voz” eran continuas. Pues bien, hoy me toca defender ese trabajo: no solo es un buen doblaje, sino que además ha sido importante para que tenga éxito a nivel estatal. Se podría decir que Antena 3 ha mostrado algo de interés en lo que va a emitir.

Aunque a muchos pueda sorprenderles, no es la primera vez que Antena 3 ofrece una serie rodada originalmente en catalán. Hace bastantes años pagó una pasta por los derechos de emisión de “Poblenou”, telenovela que triunfó en TV3, a partir de enero de 1995. “Los mejores años” (su nuevo título) fue uno de esos formatos con los que aspiraban a ser la primera privada líder en audiencia. Antes, ya saben, de que llegara Telefónica para cargarse todo su trabajo.

Una de las principales características de “Poblenou”, y que rechinó a más de un televidente, fue que los actores solicitaron a la Asociación de Actores Profesionales que pudieran doblarse a sí mismos al castellano. Y aunque más de uno tenía gran experiencia en el campo del doblaje, ver a otros ponerse las voces a sí mismos era realmente desconcertante e impostado. ¿Qué pasó? Uno de los tropezones de temporada de Antena3, cuyo eco todavía puede oírse por los pasillos.

Con “Pulseras rojas” ha estado a punto de pasar algo parecido. Cuando la serie todavía era vermella y empezaba a venderse muy bien en festivales internacionales, TNT se hizo con los derechos en castellano por satélite. Albert Espinosa confirmó por la radio que se haría algo parecido a “Poblenou”: los actores pondrían sus propias voces. Con el añadido de que los protagonistas eran chavales, que evidentemente no tienen experiencia delante de un micrófono, una pantalla y un guion. El resultado fue un doblaje rarísimo. Por mucho que digan algunos.

Más tarde, Antena 3 compró los derechos a nivel nacional y no quería repetir el fracaso de “Poblenou”. En primer lugar, los directivos sabían que han comprado un diamante en bruto, pero creyeron que en verano (estación de relleno, también para las apuestas arriesgadas) tendría mejor aceptación. Y en segundo lugar, no querían que resultase extraño al espectador. Por esta razón, contrataron a un estudio profesional de doblaje y cambiaron todas las voces. Sin excepciones.

Y si, puede que “Pulseras rojas” parezca “Los rompecorazones” con esas voces porque no estamos acostumbrados cuando los actores son españoles. Comprendo también el rebote de Llum Barrera por Twitter, porque participó en el primer doblaje rechazado, e incluso que los només parlo català de turno se rían del elenco elegido. Pero la decisión de A3 es acertada por una sencilla razón: si nuestro público es uno de los más habituados al doblaje y está dispuesto a ver series rodadas originalmente en otro idioma, ¿por qué vamos a arriesgarnos sólo por quedar bien ante los fans más acérrimos? La gente no está acostumbrada a que alguien se doble a sí mismo, y a los actores tampoco les suele gustar. Antonio Banderas no lo hace. Sergi López tampoco.

Lo más importante de una serie es su historia y todo lo que puede transmitir. Y el cambio de actores de doblaje lo ha conseguido. Contando con dos opciones de idioma, ¿qué necesidad hay de quejarse por ello?

Publicado en Antena 3, Series, Televisión | Deja un comentario

TVE, cerrada por vacaciones

Televisión Española no tiene un puto duro. No hace falta ser Einstein para tenerlo claro, pues cualquiera que lea los periódicos sabrá que el ente público lleva recortando desde 2005, cuando la economía crecía y la frase favorita de muchos era “será por perres“. Pero la recesión, la eliminación de la publicidad y el deseo de Rajoy de convertir esa casa en algo más sectario que Venezolana de Televisión, han hecho que la crisis sea evidente a ojos del espectador.

¿El mayor ejemplo? Para ahorrarse los programas de producción propia por las tardes, con la excusa de los JJOO, TVE ha eliminado varios programas de producción propia, como “Gente” o “Cine de Barrio”, para emitir “Ana y los siete” y “Cuéntame como pasó”. Desde el primer capítulo. Es posible que esto sea atractivo para Ricardo Gómez o para los críos que estaban al cuidado de Ana Obregón, a los que no les hará falta abrir un álbum de fotos para recordar cómo fue su infancia porque les bastará con enchufar La 1. Pero la audiencia no es idiota. El share en junio fue del 11,5% y según El País, los directivos están cagados porque pueden caer por debajo del 10%.

Al margen de que emitir series del año de la Polca es un recurso cutresalchichero para ahorrar (y ya se hacía en otros tiempos… ¿cuántas veces habré visto “Los rompecorazones” o “Una chica explosiva” en vacaciones?), hay que explicar por qué se hace algo así. Partimos de la siguiente regla: un canal con producción propia es más caro que un canal enlatado. A base de reposiciones, claro, porque si ahora a TVE le diese por emitir “Juego de Tronos” o “Mad Men” haría un pan con unas hostias. Esto solo vale con las repeticiones de “Verano Azul” o cualquier otra serie producida por la tele pública. Habrá quien piense “Bueno, esto servirá para empezar septiembre con fuerza”. Si y no. Porque si bien es cierto que el consumo televisivo es mucho menor entre julio y septiembre, también lo es que la audiencia de TVE no para de caer.

En primer lugar, porque los JJOO no garantizan grandes marcas. Por mucho patriotismo baratillo que se haya generado con la Eurocopa, las competiciones de taekwondo o de remo (por decir deportes donde somos potentes) las vemos cuatro gatos y por una final con Nadal o Gasol, tienes diez eliminatorias de natación o de tiro con arco. De los paralímpicos, mejor ni hablamos. Y en segundo lugar, porque la emisión de contenido enlatado deja una sensación en el espectador de que eso está “cerrado por vacaciones”. ¿Por qué creen que Intereconomía o 13TV meten a cinco señores a debatir sobre gilipolleces? No es solo por ideología, que también. Es venta de imagen. Todo es muy cutre, pero es una tele que acompaña. Una serie de hace quince años, como mucho, invita a la nostalgia.

Puede parecer absurdo, pero es un episodio más dentro de la espiral de autodestrucción de RTVE, que se inició con la supresión de la publicidad sin un sólido modelo de financiación como sustituto. La falta de anuncios está matando al ente poco a poco, algo que al Gobierno no parece importarle. Están más interesados en un organismo debilitado y unas privadas que, encantadas sin otro competidor, serán muy complacientes en sus informativos con la “no emisión” de sus errores. Los taparán con una rojigualda o la versión 3.0 de los crímenes de Puerto Hurraco.

Si alguna vez se preguntan cómo es posible que las televisiones autonómicas (como TV3, Canal Sur o TVG) están en una mejor situación en términos de audiencia, ahí tienen la respuesta. A este paso acabaremos como la televisión andorrana: emisión de una webcam del estudio de RNE, y un ticker informativo debajo.
——————
Una lectura del tema mejor que la mía: “TVE, luz que agoniza” de Amadeu Fabregat.

Publicado en Avisos | Deja un comentario

Festival de la Canción de la Eurocopa: el extraño caso de Polonia

Por si aún no lo saben, estamos en medio de la Eurocopa. Ese torneo tan importante que ni siquiera Rajoy se lo quiere perder, aunque el país esté en la puta ruina. Polonia y Ucrania, dos maravillosos países del Este, han aprovechado este certamen como trampolín publicitario y lo darán todo hasta el 1 de julio por maravillarnos. Polonia organizó su propio concurso para elegir el tema que les representaría en la Eurocopa, y Café con Caracoles hablará brevemente de ello.

Excusándose en todos los gastos que supone la organización del fútbol, la televisión pública TVP se retiró del festival de Eurovisión. Y si bien es cierto que Polonia era el Poochie del concurso (en realidad es el Poochie del continente, así en general), hubo gente que echó de menos sus infames petardadas.

Sin embargo, que Polonia se retire de Eurovisión no significa que dejasen de organizar un concurso musical. Con motivo de la Eurocopa, los muchachos de la TVP tuvieron la feliz idea de montarse su propio festival con casino y furcias, para elegir el tema oficial del torneo en su país. En colaboración con una radio y con la Federación nacional, todo hay que decirlo. La cosa se llamó “Hit Biało-Czerwonych!“, que según el traductor de Google es algo así como “Dale al blanco y rojo”.

Vamos a ser sinceros: si hay algo susceptible de tener poca calidad en el mundo musical, es sin duda el tema de la Eurocopa. Ese terreno donde lo mismo te encuentras a Bisbal cantando reggaeton que a los propios futbolistas haciendo un show lamentable. Y salvo excepciones como el “World in motion” de New Order, casi todo lo relacionado con torneos de fútbol es mediocre. Quizás por esta razón, Polonia no dudó en votar como la canción oficial de su selección a “Koko Koko Euro Spoko”, un tema cantado por ocho ancianas de sesenta años. Como Rusia y sus ancianitas en Eurovisión este año, pero sin nada de gracia.

La justificación de su victoria por parte de la televisión polaca no es mucho mejor. Sacado de esta noticia del diario mexicano Récord:

‘Koko Koko Euro spoko’ ya cuenta con versiones tecno, rap, disco y hip hop y de acuerdo con su promotor Micahl Malinowski “es una brisa de aire fresco’ para la música tradicional polaca. “Tenemos que recordar que los visitantes que vengan de fuera no van a apreciar nuestras carreteras, porque no estarán construidas, pero sí podemos ofrecer nuestra tradición y la belleza de la cultura polaca”, concluyó Malinowski.

Y si el tema vencedor resulta extraño, las finalistas también son para echar de comer aparte. La finalista de “Hit Biało-Czerwonych!” fue un tema de rap llamado “Gran Derbi” de Liber. Resulta curioso que para la Eurocopa se le dedicara una canción a la rivalidad entre el Real Madrid y el Barcelona, y todo roza lo cómico con las frases en castellano (especialmente el “Te uve Sexta Golazo de Messi”). Al menos el tío lo hizo con toda su buena intención. Solo por eso, es mi ganadora moral.

Y en tercer lugar “Piłkarska Piosenka” de Qumple, una canción con tan poco encanto que perfectamente podría haber pasado por canción FIFA. No merece la pena ni insertarla en el post.

No puede decirse que el resto de participantes fuesen mucho mejores, pues la temática daba poco juego. Incluso hacen buena al “Sube la mano y grita gol” de Mediaset, o al pastiche de Estopa que en principio es nuestro tema oficial, pero gracias a Dios apenas ha tenido repercusión. Así que no nos quejemos: podría ser mucho peor. Siempre nos quedará Oceana.

Publicado en Deporte, Eurocopa, Eurovisión, Fútbol, Música, Polonia | Deja un comentario

Eurovisión 2012: Loreenfestivalen

Eurovisión 2012 terminó con la victoria de Suecia, tan justa como esperada por todo el mundo, y un buen papel de España, que quedó en décimo lugar gracias a Pastora Soler. Han sido ocho años muy difíciles, repletos de humillaciones y con todo tipo de propuestas fallidas (hubo incluso algún extranjero que pensó que “Baila el chiki chiki” era reggaeton de verdad y no una parodia). Pero “Quédate conmigo” ha salvado los muebles del concurso en nuestro país, ha incrementado los datos de audiencia y lo que es mejor, ha conseguido que muchos no sintieran vergüenza ajena al ver la representación española. Fue genial.

Cuando terminó el concurso, los españoles siguieron soltando los mismos tópicos de siempre. Rosa se quejó que unas ancianitas con más trayectoria musical que ella terminasen en segunda posición, José María Íñigo lamentó la penúltima posición de un acartonado Engelbert Humperdinck, y todos nos pusimos a hacer chistes muy graciosos sobre que nunca ganamos Eurovisión. Sin embargo, muy pocos reparamos en una cosa: España no conseguía un puesto similar desde 2004, el año del pachangueo de Ramón y el debut de la fugaz Catalunya Andorra. Su chorro de voz se merendó a la balada británica y a tantas otras participantes, aunque Albania y Estonia quedaron por encima.

Y dicho esto, me gustaría hacer una reflexión: en un concurso donde votan 42 países, terminar en el 10 de 26 participantes es muy difícil. Vamos poco a poco, que los últimos ocho años de RTVE con Eurovisión han sido para olvidar. Y si el horrible penúltimo puesto de Soraya le sirvió para darse a conocer internacionalmente, estoy seguro de que Pastora también sabrá usarlo a su favor.

Suecia cumplió con lo que todos esperaban, y Loreen se alzó con el triunfo gracias a “Euphoria”, un tema tan contundente como radiable. Todo fue exactamente igual que en el Melodifestivalen, la muchacha no se tragó un corchopán en plena actuación como pasó en el ensayo, y la gente que no paraba(mos) de hacer coñas en el hashtag #eurotróspido se quedó muda durante tres minutos, porque de ahí era jodido sacar algo chistoso. Lo bordaron.

Eso si, todas las energías y risas vinieron con el segundo puesto, las abuelitas de Rusia (alguna con la edad de Madonna, y no es coña) que sorprendieron a todos con “Party for everybody”. Igual que en la semifinal, bordaron su actuación y al jurado le convenció. Pero la opción ganadora más que era obvia. 
El resto ha sido lo de todos los años y no merece la pena comentarlo, más allá del “menuda cutrez lo de Lituania“, “anda la rumana canta en español”, “la de Grecia está para hacerle cinco hijos” o “mira a ese haciendo el moonwalk con la gaita“. Una cosa si podemos decir: el nivel ha mejorado un montón. Solo basta con ver el recap de las 26 canciones que participaron en la final. Salvo en Reino Unido, las televisiones participantes se están tomando Eurovisión cada vez más en serio. Dentro de lo “serio” que es un producto de entretenimiento, muy desenfadado y que ha encontrado su sitio. Si a alguien le dices en 1994 que este concurso se pondría de moda otra vez, no se lo creería ni borracho.
El comentario más gracioso en Twitter corrió a cargo de Juan Magan, inventor del electrolatino entre tantas otras taladradas cerebrales para el fin de semana. Y sí, lo pensó de verdad.

Borat era azerí
Azerbaiyán puede dar gracias de que 2012 haya deparado (otra vez más) una muy buena final a nivel musical, porque muchos no se dieran cuenta de que sus galas fueron horribles. La cosa es tal como sigue: como un estudiante de Comunicación Audiovisual podría hacerlo mejor que el más veterano de los realizadores azerís, el petróleo de SOCAR contrató a la misma productora que se encargó de Eurovisión 2011, la mejor edición organizada en toda la historia del concurso. Es lo mismo que hacen a nivel musical, pues todos sus temas están compuestos por suecos y lo único nacional es el/la cantante. Pero los alemanes no hacen milagros, y aunque la mona se vista de seda, mona se queda. En este caso, con tres presentadoras absolutamente encorsetadas, que no se saldrían del guion ni aunque saltase Jimmy Jump con la bandera de Armenia. Prueba de ello fueron las votaciones, donde Eldar y La Otra no interactuaron con ningún portavoz. A pesar de que algunos incluso les decían “sois una puta dictadura de mierda” entre líneas.

Y como Azerbaiyán es una dictadura donde sus conductores se dedican a tunear sus Ladas de fabricación soviética, no podía faltar ese momento donde defendieran su régimen de extraordinaria placidez, que diría Jaime Mayor Oreja. Semejante labor le tocó en el descanso a Emin Agalarov, estrella del pop azerí y OH QUE CASUALIDAD MAS GRANDE casado con la hija del presidente del país. Después de una calamitosa actuación con folclore y un playback tremendo, sacaron una bandera azerí tamaño “Triple Whopper” que el muchacho no dudó ni un momento en besar. El matrimonio (y probablemente su vida) dependían de ello.

El año que viene Eurovisión volverá a una democracia, donde se espera que los eurofans viajarán en masa (si ya lo hacían con el Melodifestivalen, imaginen con algo así) aunque no tengan entrada, como ese típico señor de Murcia que se marcha dos días a Madrid porque el Athletic juega la final de Copa. De esta edición saco dos conclusiones: 1) Loreen sigue la tendencia de que para ganar Eurovisión necesitas un tema pop actual (es decir, todo lo contrario de lo que te pide un eurofan) y 2) la UER no debería permitir la participación de repúblicas caucásicas o ex-soviéticas de dudosa reputación.

PD: De una cosa no se va a librar TVE. La polémica de baratillo de “me han pedido que no gane” ha aparecido en prácticamente todos los medios internacionales. Y no solo Financial Times, sino cuando se ha tenido que hacer el resumen para televisión. Por ejemplo, esto es de un canal nacional de Australia, donde el show montado alrededor de Eurovisión tiene bastante interés (la noticia empieza en el minuto 0:40).

Publicado en Eurovisión, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, Música, Pastora Soler, Suecia | Deja un comentario