Se vende equipo de fútbol: los casos más particulares

Todo el mundo en España está muy nervioso ante un acontecimiento que marcará la historia del deporte. Pero por una vez, no es uno de esos Madrid-Barça que los medios intentan calentar a la griega, no. Por lo visto, un fondo inversor de Emiratos Árabes Unidos planea comprar un equipo de fútbol español. Y por si fuera poco, podría renombrarse como “Team Dubai”. Si, como si fuera el “PES Team” del Pro Evolution Soccer, aunque por desgracia aquí no tenemos a Castolo. En el rumor suenan el Real Zaragoza y el Getafe CF.

Que un equipo deportivo cambie su nombre según el patrocinio es algo común en el fútbol sala, el baloncesto, en casi todas partes. Quien pone la pasta, manda. Pero hasta ahora, el fútbol parecía ser una parcela respetada… ¿o no? Este blog dedica un post a cinco equipos completamente fagocitados, controlados a saco por todo tipo de empresas. Desde bebidas isotónicas para mezclar con los cubatas, hasta iglesias coreanas. Que no todo va a ser televisión.

Red Bull (todos sus equipos)

Parece que la empresa Red Bull compra equipos en cada país, al igual que Starbucks o Inditex se van haciendo con todos los locales de la Gran Vía madrileña. La técnica habitual es comprar un equipo con problemas, poner mucho dinero y reflotarlo con fichajes de relumbrón. A cambio, el equipo no solo cambia su nombre por “Red Bull (ciudad de turno)”, sino que además cambia todos sus colores, y adopta la misma camiseta que sus otras franquicias en el extranjero. Fútbol moderno llevado a la máxima expresión.

Los ejemplos más conocidos son el Red Bull Salzburgo en Austria, y el New York Red Bulls en la máxima competición de EEUU. Pero no son los únicos. Amenazan también con subir dentro de unos añitos sus dos nuevas adquisiciones: un equipucho de Leipzig, que está subiendo como la espuma en las competiciones alemanas, y un club de Brasil que ya está en la segunda división del campeonato de Sao Paulo.

Chivas USA

La estrella del equipo, Pechitos Mac Tethis.

Este club fue uno de los primeros equipos “franquicia” más allá de su propio país, al igual que también tenemos otros casos como el Team Wellington de Nueva Zelanda (filial del Wellington Phoenix). En este caso, no pertenece a una empresa. Chivas USA debe su nombre al Club Deportivo Guadalajara de México, que es el club que pone la pasta. Su función es acaparar todo el mercado hispano de California, y servir para “cantera” del primer equipo.

Al margen de que el nombre es bastante cutre, porque podía haber sido sólo “Chivas” o algo así, sorprende que en Estados Unidos den una franquicia a estas ideas, pero luego otras para retomar clásicos como el New York Cosmos, o meter algún club en el mercado de Florida, cayeran en saco roto. Afortunadamente, la tendencia se está corrigiendo y cada vez más equipos de la antigua North American Soccer League están “resucitando”. Mucho ojo a los yankis en los próximos años.

Seongnam Ilhwa Chunma

Estos chinos montan unos tifos en las gradas, que tela.

En Asia, el fútbol profesional llegó gracias a las empresas. Pero se introdujo de dos modos: sin un vínculo tan descarado, como en Japón, o fielmente ligados a ellas hasta en el nombre, como en Corea del Sur. Allí ay clubes controlados por las distintas empresas con nombre Hyundai (no las confundan), por Samsung, por la compañía telefónica, y hasta por una iglesia. Ese equipo es el Ilhwa Chunma, que pertenece a la Iglesia de la Unificación (para vagos: la gente que se casa en masa). Cuando su propietario lo compró, lo mudó de Seúl a Cheonan, y después hasta Seongnam.

Bajo el apoyo de esta congregación, el equipo ha ganado hasta la fecha siete campeonatos de liga, y se ha convertido en uno de los más potentes de Asia. Aunque la pertenencia de un equipo de fútbol por parte de una religión es más que cuestionable, algunos miembros de esa fé lo han justificado como forma de atraer a adeptos. Tontos no son. Pan, circo y religión puede ser una combinación letal. Además del Ilhwa Chunma, la Iglesia es más conocida fuera de Corea por promover la Peace Cup, ese torneo que contó con la participación del Real Madrid en 2009.

Sheriff Tiraspol

Este caso es muy particular, porque es un equipo de fútbol de Moldavia, pero que forma parte de una zona del país separada del resto: Transnistria triomfant. Que aunque pretende ser un país, en el fondo es una dictadura bananera a la que no se le concede la independencia. El club pertenece a la empresa Sheriff, que mantiene un monopolio de facto sobre la mayoría de negocios en ese territorio. Como nadie reconoce a los països transnistrios como estado, Sheriff se encarga de la distribución, comercio y venta de la mayoría de productos en la zona.

Desde que el club se fundó en 1997, ha tenido una trayectoria meteórica y ha ganado el campeonato nacional de Moldavia durante las últimas diez temporadas. La empresa ha invertido mucho dinero, ha atraido a muchos jugadores africanos con talento, e incluso ha construído el único estadio del país que ha sido reconocido por la UEFA para jugar partidos internacionales. Sin embargo, su hegemonía en la liga se está viendo por amenazada por un pérfido club mesetario, el FC Dacia Chisinau. Estaremos atentos.

FC Bunyodkor

Cualquier parecido con el Barça es pura coincidencia

Un caso todavía más escandaloso que el del Sheriff Tiraspol es este club, procedente de Uzbekistán. El PFC Bunyodkor pertenece a una de las mayores empresas constructoras del país, y desde que se fundó en 2005, sus propietarios han invertido dinero a puertas abiertas para contratar a Rivaldo, o entrenadores como Zico y Scolari. Sin embargo, no solo se vive de dinero. Como bien sabe Ángel Torres (presi del Getafe), también hay que tener contactos con otros clubes mejores que tú.

El Bunyodkor es el equipo que justificaba la sospechosa relación de Joan Laporta con Uzbekistán, durante el tiempo que éste presidió el Fútbol Club Barcelona. Se firmaron clinics, compromisos publicitarios para que sus estrellas se pasearan por Taskent, la capital del país, e incluso se adoptó una versión muy Pro Evolution Soccer del escudo del Barça. Sin embargo, los uzbekos fueron más allá, e incluso presentaron una oferta de 25 millones de euros por Samuel Eto’o, como no rechazada. Actualmente, el equipo no tiene a ningún nombre de relumbrón, por lo que desde Café con Caracoles le proponemos un fichaje genial: Royston Drenthe.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Deportes y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s