El comentarista más ultra del mundo

En España estamos acostumbrados a que algunos periodistas deportivos usen los medios de comunicación para darse coba, para presumir de que les han invitado al Asador Txistu, para dar barra libre a los representantes de jugadores e incluso como atalaya personal. Sin embargo, no hemos alcanzado el nivel negativo de Argentina. Hoy presentamos a Costa Febre, un tio de Radio Mitre que se ha hecho famoso en todo el mundo por sus comentarios cuando descendió River Plate, el club de sus amores. Y no porque diera una lección de coraje, sino porque algunos de ellos rayan la ilegalidad.

En “Café con caracoles” hemos recogido las frases más polémicas de sus dos partidos más cardíacos: cuando River pasó a la promoción, y cuando River bajó a Primera “B”, ese nombre tan bonito para lo que en realidad es la “segunda división”. Todo comenzó cuando River Plate se jugaba el descenso contra Lanús. Su equipo falló de todo y la promoción estaba ya muy clara. En esas, soltaba durante el juego cosas como esta.

¡Lamela la tiró a las manos del arquero! ¡¡¡La puta madre que me parió!!!

Hay que decir que el “la puta que lo parió” lo dice hasta cuando River jugaba bien. Es una expresión hecha. Cuando terminó como todo lo que sabemos, Costa Febre dio una lección de coraje e invitó a su audiencia a la reflexión. Sin embargo, en caliente soltó esto (Audio).

Como me gustaría poner en fila desde el arco de Figueroa Alcorta hasta el arco que da al rio a todos aquellos que en los últimos seis años tomaron decisiones (…) y a cada uno de ellos clavarles un alfiler en el medio del corazón.

¿Se imaginan a Manolo Lama o a Oliveros soltando algo así? Yo es que creo que ni Tomás Roncero o Lluís Mascaró, ejemplo de fanatismo hecho prensa, podrían hacer algo así.

Sin embargo, todo terminó en un nuevo nivel semanas después, cuando River Plate perdió contra Belgrano su fase de promoción y bajó por primera vez en su historia. Si pensaban que se lió parda en las calles de Buenos Aires, y vaya si se lió, en Radio Mitre directamente ardía la cabina de comentarios con descalificaciones y recuerdos a los seres queridos.

Me gustaría tener mano a mano a ese hombre de los bigotes que nunca puso una firma, que cagó a Dios y a María santísima. Y no lo nombro porque soy un humilde trabajador que después me termino comiendo un juicio y no se como pagarlo, a ese hijo de puta de los bigotes…

A lo mejor debería haber pensado que si se refiere quinientas veces como “hombre de los bigotes” a un tio que ha descrito anteriormente en sus programas, por mucho que no diga el nombre puede tener problemas igual. Después de esto, vienen las quejas por la pésima gestión de su club, que critica merecidamente… pero un poco excedido.

¿Qué van a hacer con la guita que se llevaron del club? ¡Nunca serán felices porque es guita robada, que le sacaron al socio, al hincha común! (…) ¡Ladrones! ¡Ratas! ¿A dónde se van a meter ahora? (…) ¡Manga de ladrones, destruyeron a River! ¡Incapaces, mentirosos! ¡Sátrapas! ¡Nos hicieron mierda a todos, a todos! ¡Tremendos hijos de puta! ¡No me importa que esto me cueste la carrera, no me importa!… ¿ha terminado el partido?

Motherfucking ninjas

Si, hizo esto cuando se jugaba el partido. Bien es cierto que ya no había mucho por jugar, y Belgrano no quiso hacer más sangre. Pero imagino a un niño escuchando la radio y quedándose a cuadros. Y más si su padre le pregunta “¿cómo van?”.

Y por si fuera poco, viene el triple salto mortal con tirabuzón. Termina el partido 1-1, hay altercados en el estadio y Radio Mitre hace un llamamiento para evitar la violencia dentro y fuera de la cancha. Acto seguido, nuestro locutor predilecto suelta lo siguiente:

No vale la pena irse lastimado, no vale la pena. Lo peor que tienen aquellos que robaron a River es la condena popular. No estarán presos, pero no podrán caminar libremente por cualquier calle de cualquier barrio, de cualquier lugar de la República Argentina. Se tendrán que ir de la Argentina.

Toma ya. Toma ya. Poco más que decir, no se como será el Código Penal argentino.

No sabemos que ha sido de Costa Febre desde entonces; si le han despedido (aunque en España no se despidió a García Serrano por soltar lo que soltó), si le han llevado a hombros o si se marchará a otra radio. Lo que si sabemos es que apoyará a River hasta el final. Porque como bien dijo:

¿Saben cuántas veces estos hijos de puta de acá dentro, los que gobernaron a River, dijeron “a Costa Febre lo tenemos que voltear porque es bostero“? ¡Chúpenme los huevos! ¡Yo voy a seguir con River!.

Seguro. Solo esperemos que lo haga con algún tranquimazín.

BONUS: River-Belgrano en el Caiga Quien Caiga argentino.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Deportes y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El comentarista más ultra del mundo

  1. riverplate dijo:

    Por favor abstenganse de opinar, se nota que no son Argentinos, no sienten pasión por un club… COMO DIJO COSTA FEBRE “No entienden del componente pasional que tiene el fútbol argentino”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s