La curiosa historia de Cristina D’Avena

¿Alguien se acuerda de este mítico disco? Pues tiene mucho que ver con este post

Al público español, el nombre de Cristina D’Avena no le suena absolutamente de nada. Sin embargo, es un rostro más familiar para nosotros de lo que podríamos pensar. Porque alguna vez hemos oído canciones suyas sin saberlo, por lo menos en los primeros años de vida de la tele privada en España. Y en algo tan común como las series de dibujos.

Cuando Telecinco comenzó su andadura emitió mucho anime, la mayoría procedente de Italia y los enormes archivos de derechos audiovisuales de Mediaset. Pero no llegaban con la canción japonesa. Gente como Carmelo Carucci o Vincenzo Draghi eran los que adaptaban la música al gusto italiano, Alessandra Valeri escribía las letras y Cristina D’Avena era la cantante, la mayoría de las veces. Aquí simplemente traducíamos (o readaptábamos otra vez). En español, según varias web, la voz femenina habitual de las canciones de D’Avena era una cantante llamada Soledad Pilar. Que además trabaja como voz publicitaria y ha sido corista de Eurovisión varias veces, según su Facebook, lo que le da un toque extraplus de encanto para este blog.

Por eso, muchas series nos llegaban con los nombres e incluso las canciones modificadas por completo (por no hablar de la censura que es otro tema), que se vendían en discos como “Campeones y tus amigos de Telecinco” para sacar más rendimiento al producto. En España esto ya no sucede porque ahora si nos llegan las series con la canción original, o adaptada pero respetando la melodía. Sin embargo, esto sigue siendo práctica habitual en el país transalpino, en los canales de Silvio Berlusconi -que allí domina la tele privada- como Italia1. ¿A qué se debe? ¿Por qué se hacía y sigue haciéndose?


La canción original es “Palla al centro per Rudy“, y es solo una de las decenas de adaptaciones italianas que pudimos ver en España.

Como todo tiene una explicación, la razón por la que en Italia se cambian por completo las canciones de algunas series de animación infantil es, simplemente, para que las nuevas puedan comercializarse sin que los distribuidores te exijan todos los beneficios. Estás creando una canción completamente nueva, que se basa en la serie, pero que ya puedes vender en CD sin que te digan ni mu. Obviamente, no todas pasan por el aro y algunas como Nickelodeon no lo permiten. Pero sorprendentemente muchas japonesas e incluso alguna americana si lo hacen, en parte porque Italia1, que es el canal que emite la mayoría de la animación en Italia, es la mayor ventana publicitaria para público infantil.

Eso lo hemos tenido aquí. ¿Alguien se acuerda del disco “Campeones” que Telecinco, a través de Five Record, publicó en España? Las canciones de “Juana y Sergio”, “Oliver y Benji” o “Supergol” eran las italianas, y entonces nos daba igual que no fueran las originales. En Italia, esos discos se siguen vendiendo con las nuevas series que hayan traducido en su momento A día de hoy, estos discos siguen vendiéndose en Italia con los temas series como “One Piece” o “Doraemon”, completamente diferentes a los originales y alterados; bien para añadirle unos ritmos en plan eurodance como si la hubiese tocado Gigi D’Agostino, o para hacer algo digno de Laura Pausini.

Traté de buscar una foto sin retoques con Photoshop, pero fue imposible

El abanico de estilos es amplio, pero si hubiera que personificar esta tendencia en alguien, sería sin duda en Cristina D’Avena. Desde hace 30 años, esta muchacha es la encargada de cantar la mayoría de las canciones que Mediaset modifica por completo para las series, y continúa en activo. Y si, han traducido temas suyos al español. Como la mítica intro de “Juana y Sergio” o la de “Johnny y sus amigos” (Kimagure Orange Road). O “Goleadores“, esa serie que pocos recuerdan. Y lo mejor es que a esto llegó prácticamente de casualidad en 1981, cuando Mediaset estaba creando poco a poco su imperio televisivo. El grupo de Berlusconi estaba buscando cantantes para una serie, y Cristina fue recomendada por un profesor de la escuela de canto a la que iba.

La primera apertura que cantó, para la serie Bambino Pinocchio, gustó a los directivos y la chica firmó un contrato de exclusividad con Five Record, la discográfica de Mediaset. Lo que no se podía imaginar es que iba a cantar muchos más. Antes de que cualquiera pudiera ver el boom del anime, Mediaset se hizo con los derechos a nivel europeo de un montón de series infantiles a precios de saldo. Era la época en la que los japos no ponían remilgos, y no había nadie diciendo “le llaman Paul cuando en el original es Keitaro” o gilipolleces de ese estilo. Y después llegó la tematización de uno de los tres canales de Berlusconi, Italia1, como canal infantil, con lo que llegaron también series europeas y americanas. Como había una cantante para todo, el público se familiarizó con ella y Cristina se hartó a vender. Llevó una práctica habitual a otra dimensión, la comercial. Incluso pudo presentar programas en Canale 5 y otras teles de Silvio.

De este modo, Cristina cantó más de 100 canciones entre series, dibujos y otro tipo de programas no relacionados con la animación. Claro, se quedó como una cantante especializada solo en cantar aperturas para televisión, y no pudo desarrollar una carrera en plan Laura Pausini o similares. Pero ¿a quién coño le importa cuando estás forrada, y ni siquiera pensabas dedicarte a esto? Prácticamente le tocó la lotería. Luego llegó más gente como Giorgio Vanni (porque algún tío también tendrá que cantar) o Alessia Volpicelli, pero la más famosa siguió siendo D’Avena. Y quizás esto explique porqué en Italia se siguen sacando canciones de la manga para programas extranjeros. El siguiente video causará desmayos en más de un fan de One Piece, de esos que se ponen hechos una furia porque “a Zoro le llaman Zorro“.

¿Puede una persona forrarse como cantante de series infantiles? Si, eso ya lo sabíamos viendo como en Japón más de un grupo usa los animes para promocionar sus sencillos. ¿Puede hacerlo fuera de tierras niponas? Eso ya es más complicado, pero está claro que también, si sabe montárselo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Animación, Música y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La curiosa historia de Cristina D’Avena

  1. Kyle dijo:

    En España a los cantantes de sintonías infantiles les exigían que renunciaran a los derechos, de tal forma que si la canción se convertía en número 1 ó en un éxito durante años el cantante no recibía nada y los canales de tv y discográficas barrían para casa. Técnica bastante habitual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s