Resumen del Bundesvision 2011

"Los alemanes no somos sólo simpatía y sonrisa"

Cuando ayer hablé de la final del Bundesvision, expliqué que sus mayores ventajas eran el espectáculo que ofrecía, la calidad de las canciones y el hecho de promocionar la música en alemán, una de las mayores potencias económicas y discográficas de Europa. Y si bien flojeó el espectáculo prometido, sobretodo comparándolo con el derroche visual de la edición de Eurovisión 2011 que se celebró en Düsseldorf (una muestra), no hubo decepción en cuanto a variedad de estilos y calidad musical de los intérpretes.

Tampoco hubo lugar para la sorpresa. Berlín ganó por tercera vez el concurso, con representación del famoso (en su país obviamente, porque en España no lo conoce nadie salvo algún turista de Mallorca) Tim Bendzko, que ganó con “Wenn Worte meine Sprache wären”, traducible en alemán del Magic English Deutsch como “si las palabras hablaran mi lenguaje”:

A partir de ahí, pocas más cosas a destacar para el público español, salvo dos: la primera son esas actuaciones ultrapetardas que a más de uno nos gustan en festivales musicales, y más si es de gente que posiblemente no volvamos a ver a menos que sintonicemos VIVA. Por un lado, la performance de Juli, que convirtió un suplicio de canción en algo muy gracioso gracias al traje rojo de la cantante, a lo Kylie Minogue en “Can’t get out of my head”, y violinistas que tenían troncos de árboles en lugar de cabezas. Una cosa grotesca.

Por el otro, tenemos el estilo de un grupo disco francoteutón a lo Tony Manero, llamado Pierre Ferdinand et les Charmeurs. Quedaron fatal, pero enviaron el tema más divertido y con la mejor puesta en escena de la noche: bailarines disfrazados de comebaguettes, que de repente se quedan vestidos sólo con unos tops ataviados con la bandera gala. Una actuación muy competida con la de Kraftklub, que llevó un “traje” pintado sobre el cuerpo para defender una canción muy de banda sonora del FIFA 12.

El ganador es... Lena Meyer, por dejarse ver con estos

La otra cosa a destacar es un alegrón. Entre Stefan Raab y la presentadora random de turno apareció, entrevistando a los participantes, la representante alemana de Eurovisión 2010 y 2011, la maravillosa Lena Meyer Landrut. Si no sabes alemán de poco te sirve enterarte de las bromas que hagan, pero es una alegría verla para no acabar desquiciado, por tragarte dos horas de gala.

Cerramos el post con el mejor momento de la historia de un Bundesvision, que pasó hace dos años. No hace falta saber alemán para entenderlo, las hostias suenan igual en todos los idiomas. Lo mejor es la cara de la que va de rosa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Música y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s