Probamos los tres nuevos sabores de Lays. ¿Quién ganará?

Menos mal que no salió elegido "sabor paella" como en Inglaterra...

España se enfrenta en el próximo mes a una difícil decisión. Se acercan elecciones, y la gente debe votar al que considere mejor. O por lo menos, al menos malo. Ante el poco interés que parece mostrar la población por los políticos, el punto informativo se ha trasladado a los estantes de los supermercados. Matutano ha sacado ya los tres sabores finalistas para las patatas Lays: patatas bravas, gambas al ajillo y kebab. Solo aquel que gane una votación se consolidará como sabor en la carta, hasta que la retiren a los tres meses como pasó con las Lays Alpino. Y como estamos interesados en saber si superarán a las patatas sabor cheeseburger (porque a las de mojito les ganan hasta unos ganchitos marca Lidl), el blog ha comprado una bolsa de cada sabor para probarlas.

Para esta prueba, Café con Caracoles ha recurrido a tres miembros para componer un jurado imparcial. Donhurtado, redactor de este blog; un crítico gastronómico random, cuya experiencia bajo los fogones se reduce a las cuatro primeras temporadas de Pesadilla en la Cocina; y una choni de Leganés, inspirada vagamente en una concursante de reality show. Veamos que tal salió.

Sabor a Bravas

Las de Mercadona saben mejor

Donhurtado: El aspecto no invita a comértelas, porque parece que les han tirado cinco kilos de colorante encima. Cosa más que probable, por otra parte. Parecen ganchitos de bolsa, una bolsa de risketos con forma de patata. Esperaba que el sabor fuese mucho peor, pero no ha sido así. Si, decepciona un poco porque podría estar más conseguido. Sin embargo, la salsa si recuerda un poco al sabor original e incluso algunas pican. Como cuando Ruffles hacía patatas con este mismo nombre. Aceptable.

Crítico gastronómico: Se echa mucho de menos un producto más atrevido. La emulsión de la salsa, menos picante de lo esperado, resulta decepcionante tanto a la vista como al gusto. El regosto característico de este humilde plato culinario aquí resulta imperceptible, y no merece la pena pagar un euro por semejante producto. En su lugar, recomiendo otros locales con auténticas bravas que bien merecen su nombre, como “La tasca de Hu Chong” en Hortaleza 84, y “Tapas de patatas” en Alcarria 98, del que casualmente soy socio.

Choni de Lega: Una puta mierda.

La bolsa ha sido cuidadosamente atada con una goma, para evitar que las patatas se pongan blandas en caso de que alguien se las quiera comer. Por ejemplo, alguno de mis amigos o el perro de mi primo. Vamos con la segunda.

Sabor a Gambas al ajillo

Cualquier parecido con el plato original es pura coincidencia

Donhurtado: Oler, huele como cuando abres un bol de fideos instantáneos. Esperaba que se pareciera más a esa cosa que te sirven en los restaurantes chinos llamada “pan de gamba”, pero en su lugar, me encuentro con una patata decolorada y con cosas rojas por encima. Seguro que es eso que en Reino Unido vende Walkers como “Prawn Cocktail“. El sabor es más bien “ajo con gambas”, así que no pienso comer ninguna más porque esta noche tengo visita, y quiero agradarla con un buen aliento. Decepcionante.

Crítico gastronómico: Cuando me hablan de gambas al ajillo, no puedo evitar recordar las que de pequeño comía en aquellos castizos bares del sur de Madrid, a los que iba con mi difunto padre después de ver al glorioso Puerta Bonita. Sin embargo, estas patatas representan un sacrilegio a las más nobles tradiciones de la hostelería. Con un aroma poco asociable a cualquier crustáceo, el sabor es insípido y camuflado por el ajo.

Choni de Lega: Una puta mierda.

Mientras el crítico gastronómico va a lavarse las manos con Cillit Bang y Donhurtado se enjuaga la boca con Listerine, la choni de Parla Parla Lega Lega procede a abrir la tercera y última bolsa de esta singular prueba.

Sabor a Kebab

Juro que no se ha caído al suelo

Donhurtado: Al abrir la bolsa noto que también huele a fideos instantáneos, en este caso los de carne de la marca Maggi. Y acierto, porque cuando las pruebo noto que la carne es otro caldo concentrado. El de Avecrem. O su versión de ternera, que seguro que existe también. Básicamente es una patata con sabor a carne concentrada, a la que le han tirado encima un bote de orégano y otras especias. Solo tiene una cosa equiparable al encanto del kebab, que es mancharte las manos de mierda mientras comes. No he probado cosa peor desde las Papa Delta con sabor a salsa barbacoa.

Crítico gastronómico: En opinión de este humilde cronista, el kebab es una comida sobrevalorada dentro de la cocina étnica, donde existen platos más sabrosos. Destacaría especialmente el Lahmacun, una pizza fina y gustosa que tan correctamente sirven en la tetería “Yvan eht nioj” (Miranda, 38). En lo relativo a estas chips, no aprecio nada más que la carne. ¿Dónde están la lechuga, o las salsas tan características de tan peculiar manjar? Las lays kebab -que en realidad deberíamos llamar “shawarma”, por ser lo que mejor conocemos- son un insulto a la gastronomía.

Choni de Lega: Una puta mierda (escupe al suelo).

Una vez Donhurtado ha tirado la bolsa a la basura, el jurado ya tiene un veredicto final. El resultado ha sido redactado por la choni de Lega, que tenía que irse a la Fabrik porque había quedado sobre las ocho.

Pos ke las 3 saben askerosa i no me las vuelvo a yevar a la boka. Contra mas komes, peor saben. Yo kiero patatas savor cocretas o halioli. 1 besote Periko TKM

Agradecidos por el veredicto, nos despedimos sin pedir un voto para los tres sabores. Si acaso, las únicas salvables son las de sabor bravas, aunque les auguro un mes de vida. Por último, sólo podemos decir una cosa: ¡que vuelvan las Lays Alpino!

No lloren por ellas, ya están muertas

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Desvaríos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Probamos los tres nuevos sabores de Lays. ¿Quién ganará?

  1. Fer dijo:

    No recuerdo las Alpino, pero supongo que no era sabor a lapiz de colores XD

    Despues de leer las reviews creo que probaré las de sabor Bravas antes de que las retiren. Los que eligen los sabores deben ser los mismo que los que seleccionan los sabores de Donettes, aunque allí obtienen mejores resultados, los Donettes con sabor Galleta María me encantan.

    Y de cara al proximo casting voy a empezar a proponer sabores como Lays Butifarra, Lays Vodka con naranja o Lays Cortexiphan.

  2. Pingback: Cosas de Canarias que nos gustaría ver en todo el país | Café con caracoles

  3. pueden ser con sabora sebolla y chile picante extrema mente poderosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s