Guía básica de Eurovisión Junior para españoles

“Quien olvida su historia, está condenado a repetirla”

Con lo divertido que es Eurovisión, ¿qué gracia tiene un concurso infantil? Eso pensaron afortunadamente en Televisión Española, que se retiró de Eurovisión Junior (que no Eurojunior… pero ya se ha quedado con ese nombre) en 2007. Del mismo modo, la mayoría de países occidentales salieron pitando, y muchos creímos que el concurso había muerto, igual que otros shows infames como las galas Veo Veo. Sin embargo sigue vivo, intenta atraer nuevos países y celebra este sábado su final en Armenia.

Por increíble que parezca, Eurojunior ha aguantado sin el apoyo de los países más importantes de Europa. Su lugar ha sido ocupado por naciones de Europa del Este, que consiguieron la membresía en la UER sólo para promocionar su país a través de los concursos musicales. Solo quedan tres estados de lo que en otros tiempos llamábamos “Europa Libre”: Holanda, Bélgica y Suecia.

Los españoles recordamos JESC por ser la última vez que ganamos un concurso con la coletilla “Eurovisión”, gracias a Maria Isabel y su “Antes muerta que sencilla“. Con una letra muchísimo mejor que lo que este país ha enviado al de mayores en la última década, por cierto. Pero después de retirarnos no supumos más de él. Por eso, este blog recopila cuatro canciones que explican perfectamente el espíritu de este festival.

Armenia 2009 – Laura – “Barcelona”

El año que el FC Barcelona lo ganó todo (Liga, Copa, Champions, Mundialito, Superliga de los Països, Konami Cup), estuvo también a punto de hacerse con el Eurojunior, pero le pasó lo que al propio club catalán durante parte de su historia: quedó segundo. Una muchacha de Ereván llamada Laura Hayranosecuantos envió un himno al club de sus amores. ¿El Pyunik? No, el Barça. Toma globalización.

Con ritmos muy machacones  y una coreografía epatante, la chica quedó subcampeona de forma cruel: en el último minuto perdió el liderato. Laura no ganaría Eurojunior, pero a cambio su gesta apareció en la prensa barcelonesa y el FC Barcelona tuvo el detalle de invitarla a un partido en el Camp Nou. Cuando tenga un hijo voy a decirle que cante una canción en honor a la Superbowl, que me apetece ir.

Chipre 2004 – Marios Tofi – “Oneira”

Esto es un chaval al que apenas le ha salido bigote y ya se pone a jugar a ser un fucker latino. Por supuesto me divierte porque es tan petarda y tan, pero tan friki, que tiene un toque cómico. Esta mezcla de Elvis Presley y Chayanne se puso a cantar en griego una petardada digna del Eurovisión de mayores. MIDI de karaoke, ritmos de pachanga dignos del Caribe Mix y pista.

Sólo por el traje de pichabrava y por el coro de chicas bailarinas, recién salidas de la fiesta del semáforo de Radikal, deberían haber ganado. Sin embargo, era el año de María Isabel. Chipre quedó en un honroso octavo puesto y, al igual que en el Eurovisión de adultos, Grecia le dio 12 puntos. Gentilmente, los chipriotas se los devolvieron.

Georgia 2008 – Bzikebi – “Bzzz”

La ganadora más extraña de la historia no ya del Eurojunior, sino de cualquier competición musical jamás creada. Tres niños, a los que posiblemente les dieron Pepsi con cafeína (o palitos de azúcar), subieron al escenario disfrazados de abejas, empezaron a cantar un tema compuesto sólo por zumbidos de avispas (literal)… y después del WTF general ¡ganaron!. Y además con récord, porque es la canción que más puntos ha logrado en relación a los participantes de su edición.

Musicalmente es horrible. No hay por donde cogerla. Pero también refleja lo que debería ser el Eurojunior: un concurso musical para niños, con canciones creadas por niños e interpretadas por niños que se lo pasaron de puta madre al salir de su depauperado país. Y encima se llevaron el gato al agua. Si España hubiese participado y viésemos esto por la tele, sería un meme instantáneo.

Bielorrusia 2009 – Yuri Demidovich – “Volshebniy krolik”

La que si se convirtió en un meme, especialmente en los países de habla rusa, fue esta cosa indescriptible que envió la Gran Democracia (así, con mayúscula) de Bielorrusia. Un chaval con estudios de solfeo al que de repente se le fue la pinza y compuso una auténtica historia de terror, en tres minutos con cambios de ritmo propios de una montaña rusa, coros poseídos y mucho grito. Podríamos traducirla como “conejo mágico”.

En los foros rusos comenzaron a hacer coñas de toda clase: que si el niño estaba poseído, que si al revés se invocaba al demonio… sea como fuere, el resto de Europa no lo entendió, quizás por acojone, y el muchacho solo quedó en mitad de tabla. Etis Atis Amatís!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Música y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Guía básica de Eurovisión Junior para españoles

  1. yeagov dijo:

    Me ha puesto usted los pelos de punta.
    Por cierto, el tema del niño bielorruso, ¿no estará compuesto por la misma persona que le componía la música a las TATU?.
    Creía que Eurovisión adultos era friqui, veo que la versión infantil lo es aún más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s