(Algunos de los) errores de Público

Público, donde “Grand Theft Auto” fue portada. Y para bien, no para criticarlo.

No puede decirse que Público haya empezado 2012 con buen pie. Que tenía problemas ya se sabía desde hace tiempo. Era claro cuando de sus 50 céntimos iniciales pasó a costar 1,20 como los demás, y evidente tras anunciarse un ERE que afectó al 20% de la plantilla. La última ha sido su entrada en concurso de acreedores. Y aunque en el diario lo justifiquen para “procurar la viabilidad futura del proyecto”, viendo el historial de Mediapro y Roures podemos prepararnos para lo peor.

En Twitter han aparecido comentarios de todo tipo: gente que lo lamenta, idiotas que se alegran y personas que piensan que todo es porque “los anunciantes no quieren promocionarse en un diario de izquierdas”. Puede parecerlo, si te pones a pensar a bote pronto que tenemos seis cabeceras con sede en Madrid, de las cuales cuatro son diarios a cada cual más conservador. El de centroderecha, el monárquico, el mamporrero del PP y el Arriba 2.0 con toro en su portada. Sin embargo, ese pensamiento es igual de razonable que gritar “NOH JAN ROBAO” como un descosido porque tu equipo de fútbol ha perdido en el último minuto.

En primer lugar, Público nunca ha vendido lo bastante. No precisamente por “la caída de lectores de prensa” porque esta cabecera se abrió cuando la gente empezaba a pasar del papel. Aunque mostró una tendencia alcista, no bastó porque era incapaz de mantener la conexión con su público (valga la redundancia). Al principio lo logró, en la etapa Escolar, pero todo eso se diluyó hasta resultar indistinguible de su competencia ideológica, El País. La muerte de Javier Ortíz, la despedida de Escolar de la dirección por un tio que luego fue secretario de Estado de Comunicación con Zapatero, la marcha de Rafael Reig…

Y con la prensa pasa como con la política. Voy a simplificarlo mucho: bastantes lectores de prensa conservadores son gente mayor, que no les importa comprarse dos o tres cabeceras y, si tuvieran que elegir una de izquierda tomarían El País. Pero ese no es el lector al que iba Público: un tio joven de izquierdas, urbano, crítico e incluso respondón. Los mismos que ahora lloran este concurso son los que sólo compraban Público cuando regalaban una película, porque si elegían El País tenían más firmas, más contenido, y los jueves un cuaderno con reportajes de New York Times. Es decir, un producto más periodístico.

Se fue a la Moncloa.

El segundo caso tiene que ver con su inversor. Público competía con La Razón por ver quién superaba a quién. ¿Cómo es que La Razón no se ha ido a pique, si vende poco y tiene más competencia ideológica? Porque detrás está el Grupo Planeta, mientras que Público tiene a Mediapro. O a una rama de sociedades en paraísos fiscales, como quieran llamarlo. Es un grupo que se infló a comprar derechos deportivos, lanzó un canal de fútbol que ahora va como el culo, y que llegó a declararse en suspensión de pagos hace años. Para ellos era interesante en esos momentos lanzar un diario, igual que ya tenían su participación en una tele y querían ir a por la de pago.

Roures no es el empresario modelo del año; cometió los mismos errores que Polanco (Prisa sigue medio arruinada, recordémoslo) pero más evidentes aún. Quiso sacar un megagrupo editorial de la nada en plena era Zapatero. Pero gastaron más de lo que tenían, y ahora mismo les toca deshacerse de activos; LaSexta se ha fusionado con Antena 3, y Público es innecesario para sus objetivos. Y eso que, como dice su director Jesús Maraña (y con razón), “desde el punto de vista periodístico (mayoría absoluta de Mariano Rajoy), el panorama que se abre para una cabecera como ésta gana aún más interés”.

Con un resumen muy simple: el anunciante no ponía pasta en Público, pero no porque fuera “de izquierdas” sino porque vendía poco, apenas conectaba con su público, y para colmo el grupo editor tiene un rendimiento cuestionable. Y la mayor prueba de ello es que en Intereconomía tampoco quiere anunciarse ni Dios. Aunque en este caso, además de por sus bajas ventas de La Gaceta o el pobre share, sea por otras razones más lógicas que también expliqué en su momento.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Información, Política y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s