Pastora Soler busca una canción

Afortunadamente, no va a cantar algo como esto

El 3 de marzo, España tendrá canción para Eurovisión 2012. Después del descalabro de “Que me quiten lo bailao” en particular, y las malas posiciones desde 2004 en general, RTVE ha cambiado el chip y apuesta por Pastora Soler: una cantante capaz de bordarlo que también tiene algunas petardadas en el armario. Todo ello en la linea que desde 2009 sigue la televisión pública: mandar un intérprete con muy buena voz.

Hace tiempo que TVE dejó atrás el proceso de selección a través de internet, con todas sus cosas buenas (como La Casa Azul), anécdotas graciosas (John Cobra aupado por Forocoches… yo le voté) y horrores inenarrables (esos amateur que no podían ni mantener el tono). Pero tras la decepción de quedar fatal una vez más, hemos vuelto al dedazo. Que por otra parte, ha sido el sistema que mejores resultados ha dado a España.

Con tres canciones en una gala final, donde el público y el jurado deciden, TVE ya ha abierto las votaciones.

Quédate conmigo

Si nos atenemos a los gustos de Pastora Soler, este post debería llamarse “RTVE busca UNA canción”. Porque la muchacha ya tiene su elección muy clara, y se llama “Quédate conmigo”. También es la favorita de los más acérrimos de la cantante, de los eurofans (#EsaGente) y prácticamente de cualquiera que se haya parado a escuchar los tres temas más de una vez.

Compuesta por el sempiterno Thomas G:Son (que significa “Gustafsson”, y no “Guasón”) y con letra de un español cuyo nombre no lo parece, Toni Sánchez Ohlsson, este tema es un sinónimo claro de Eurovisión. Balada intimista que empieza flojita, para terminar con un chorrazo de voz acompañado por un coro gospel o algo así. Como tantas otras veces.

Está claro que si nos pusiéramos a sacar defectos a la canción, no pararíamos. No es nada nuevo, la letra parece de preescolar…

Perdóname si no supe amarte amor
No era mío el corazón
Quédate conmigo, quédate conmigo
Si no estás no sale el sol

Pero el espectador de Eurovisión no ve el festival porque sea un excelso amante de la música con abono en el Liceo; lo hace para divertirse. Y teniendo en cuenta que es la elección favorita de Pastora… joder, seamos considerados con el intérprete por una vez. El espectador extranjero que solo sabe de castellano “sangría” y “Rrreal Madruid” prestará más atención a una mujer poniendo al límite sus cuerdas vocales (como en el 95, hete tú) que a una pachanga. “Quédate conmigo” debe ganar.

Tu vida es tu vida

Decía sobre “Quédate conmigo” que la letra era facilona. En el caso de “Tu vida es tu vida” hay algo más de contenido pero es bastante peor canción en general. La parte con más enjundia, que eran las referencias claras a un idilio homosexual, se las han cepillado para que encaje con los tres minutos que exige el concurso. Aunque sigue quedando alguna pincelada al más puro estilo “No decirle mariquita“.

Si naciste así,
y eres libre de elegir,
todo lo que al fin te hace o no feliz…

Además del “Libro del amor”, el cliché número 1 en el Festival de Eurovisión (y en el mundo del pop en general), “Tu vida es tu vida” tiene otros toques muy trillados en lo que respecta a una representación española: base machacona, guitarra con calzador por cojones, y ese toque a Caribe Mix 2008 que a muchos nos da repelús.

Las comparaciones son odiosas, y en este caso más que odio dan asco. Si se pone frente a frente con “Quédate conmigo”, hace grande al tema de G:Son. Si se equipara con cualquier pachanga normal, incluso el “Corazón congelado”, crees que Pastora ha caído en declive. No digamos ya cuando quieras escuchar música de verdad. No es opción para nada.

Ahora o nunca

RTVE y Pastora tenían claro que en la gala final tenían que estar “Quédate conmigo” y “Tu vida es tu vida”, pero faltaba algo: la canción de relleno. Tras una especie de votación por internet tan interesante como la hibernación de la marmota, salió elegida “Ahora o nunca”: una especie de medio tempo que parece sacado de la radiofórmula de Cadena Dial. Y como no, también habla de amor.

Es un patito feo, sin chicha ni limoná, incapaz de destacar frente a una balada y una pachanga veraniega. ¿Que luego en directo puede sorprendernos? Es posible. ¿Que es la única de las tres canciones que podría sonar en radiofórmula sin que el oyente sienta deseos de cambiar el dial? Tal vez. Pero eh, aquí estamos hablando de un concurso musical europeo donde tienes que llamar la atención en tres minutos. Lydia aún se está acordando del tío que le dijo “ve a Eurovisión con un tema para Los 40 Principales“.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Eurovisión, Música, Televisión y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s