¿Para qué sirve un consejero en RTVE?

Que España está muy jodida es obvio. Tenemos casi seis millones de parados, hemos entrado (otra vez) en recesión, el Estado debe dinero y para colmo, todavía no se sabe cómo se desharán los bancos de todo su stock inmobiliario. Con semejante panorama, mucha gente ha recibido de buen grado la calamitosa reforma de RTVE, ese grupo público que para muchos es “sinónimo de despilfarro” cuando en realidad es una radiotelevisión pública estatal, como las existentes en cualquier otro país.
Evidentemente, todos nos hemos quedado con lo más importante: el presidente puede ser elegido por mayoría absoluta -por lo que todo el principio de independencia y consenso de la Ley de 2006 se va a hacer puñetas- y el Gobierno de Rajoy comete una auténtica estupidez. Sin embargo, hay más reformas relevantes que apenas se han comentado: el número de consejeros de la Corporación pasa de 12 a 9, desapareciendo los nombrados por los sindicatos (con lo que el trabajador no estará representado), y éstos no tendrán dedicación exclusiva.
¿Y qué significa que un consejero de RTVE no tenga dedicación exclusiva? La idea más simple es que dejan de cobrar un sueldo propio por hacer ese trabajo, y sólo cobrarán dietas por asistir a las reuniones, por lo que el Gobierno lo tiene muy fácil para venderlo como “ahorro”, “freno al gasto descontrolado” y demás argumentos dignos de Dando Caña. La otra es una “situación de ingobernabilidad”, derivada de que el Consejo lleva años sin renovarse porque los grupos parlamentarios no han querido consensuarlo. Una muestra: como el PP no quiso pactar con el PSOE un nuevo presidente por la cercanía de las elecciones, ese cargo rota cada mes entre todos. Parece de coña, pero es real.

Aznar nombraba los presidentes a dedo. Ahora se hará con un boli.

Sin embargo, si el presidente de la Corporación es el único cargo exclusivo, significa que los consejeros dejarán de tener disponibilidad absoluta para ejercer sus labores de “control”. Como la propia palabra indica, “no tienen dedicación exclusiva“. Muchos sólo pasarán por Prado del Rey para posar su culo en una cómoda silla, y perderán (aún más si cabe) todo contacto con la realidad, con la gente que sí trabaja allí y sabe qué se cuece. En Roman Paladino: sin nadie que esté al tanto para denunciar cualquier burrada que allí suceda, aquél que el Gobierno nombre a dedo para dirigir RTVE, podrá hacer lo que le salga del toto. El cargo se convierte en un florero que prácticamente, cobrará por no hacer nada. Un “ahorro” muy relativo.
Cualquiera puede alegrarse de que a un consejero le rebajen el sueldo, porque es lo que deberían haber hecho; 110.000 euros anuales es una cantidad muy difícil de justificar. Y su figura es más que mejorable, porque más de uno ha ido ahí sólo para meter el cazo. Pero quitarle cualquier exclusividad y complicar su trabajo es una temeridad. Y si encima los únicos consejeros que habrá serán los nombrados por nuestros maravillosos partidos políticos, que han bloqueado la renovación de cargos durante tanto tiempo a pesar de que estamos a punto de que nos gobierne gente normal (es decir, alemanes), apaga y vámonos.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, Partido Popular, RNE, RTVE, TVE. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s