Primera semifinal de Eurovisión: Jamonas por doquier

Eurovisión está revolucionando Azerbaiyán, en el buen sentido de la palabra. La Aún Más Democrática República de Irán, ese vecino que nadie querría tener en su casa porque le despertaría todos los días a las cinco de la mañana con la oración o cualquier otra tontería, ha llamado a consultas a su embajador porque el país petrolero está apoyando “un espectáculo para gais”. No es coña, viene en todos los diarios y lo da EFE.

Y resulta chocante porque, si bien es cierto que algunos usan ese pretexto para hacer cruising igual que ese friki que va al Expomanga disfrazado de Naruto por el “abrazos gratis”, lo que vimos ayer por televisión fue un espectáculo que haría las delicias de cualquier quinceañero con las hormonas revolucionadas.

Ayer martes, día de la primera semifinal, tuvimos de todo: tías buenorras como Grecia, modositas como Bélgica, adorables como la de Dinamarca y hasta un espectáculo de barra americana. En definitiva, una de las galas más divertidas en mucho tiempo, a pesar de los problemas de sonido y de que los espectadores de La 2 se perdieron el espectáculo del descanso… porque tocaba dar la Bonoloto y la Lototurf. Eso en TVE HD no pasó.

Vamos a lo que realmente debería importarnos, el apartado musical. Ayer pudo pasar de todo, pero sucedió lo más predecible: Grecia pasó como todos los años, con un tema de poca ropa y menos calidad, de la manita junto a su amiga Chipre. Rumanía y Moldavia también entraron a la par, Irlanda nos sorprendió a todos con la primera puesta en escena con hidrotecnia en la historia del eurofestival, y Dinamarca cumplió con lo que se esperaba de ella: buena voz y mejor aspecto. La única sorpresa fue la entrada de Hungría, un país que eclipsó a unas fantásticas Suiza e Israel que, injustamente, se quedaron fuera.

Pero por encima de todo, ayer fue el triunfo de las abuelitas makineras de una ex república soviética perdida por Rusia. No se acoplaban sus voces, pero era lo de menos. El espíritu fiestero de “Party for everybody” no solo reflejó la alegría de unas ancianitas por volver a ver a sus nietos (hasta prepararon galletitas en un horno giratorio), sino que dejó el tema más petardo y divertido en años. No lo pasábamos tan bien desde Verka Serduchka (Ucrania 2007), y estaba claro que tenían que estar en la final.

En cuanto a las eliminaciones, hubo injusticias por falta de espacio. Como dije ayer, la primera semifinal es la de los temas más entretenidos, y por fuerza alguno se tenía que quedar fuera. El problema es que Moldavia y Albania, dos países prescindibles en el panorama internacional, bordaron por completo sus directos y se aseguraron la plaza. De este modo, Suiza no consiguió meterse en la final como el año pasado a pesar de que hizo una actuación perfecta.

Tampoco lo hizo Israel con “Time”, que introdujo una revolución visual en el festival: coristas que interactúan con la realización. Una innovación casi tan importante como la del coro que baila (Ofra Haza, 1983), pero no les sirvió de nada. Israel no tiene suerte con el indie, por desgracia.

¿Y hubo hueco para los circos? Por supuesto. En la parte positiva, tenemos la actuación de Montenegro que directamente fue a reírse de todo y de todos, especialmente de la situación en la eurozona. Heute habe hobotnica. Y en la negativa, San Marino con su canción a las redes sociales. Todo su coro estaba disfrazado y el ordenador portátil estaba recubierto de adornitos, lo que nos demostró que un tema vergonzoso puede ser aún peor. Y para más inri, José María Íñigo (de nuevo muy correcto) se empeñó en recordarnos que el compositor de esa bazofia era español.

Pero volvamos al principio: ¿Es Eurovisión un espectáculo de gais? Puede que los iraníes pensaran eso viendo al presentador del evento, que parecía patrocinado por aceite Carbonell. Pero si nos fijamos en todas las actuaciones, es un concurso que cada año que pasa, se abre más al público y en España ya no está reducido a ese reducto de eurofans que montan coreografías imaginarias con esponjas de maquillar. Lo que si notamos fue la mano azerí en la realización: mientras Austria presumía de bailarinas de puticlub, los cámaras no paraban de enfocar a dos chicas que parecían las novias de los cantantes. Con un par de guindas.

De la final sobra Grecia, pero por lo demás no tenemos ninguna queja hasta ahora. Lo dramático puede venir el viernes, cuando toque hacer la crónica de la segunda semifinal y sepamos dos cosas: quién cantará antes que Pastora… y si pasa Georgia.

Anuncios
Publicado en Eurovisión, Música, RTVE | Deja un comentario

Primera semifinal de Eurovisión: estos son los participantes

Ahora es cuando empieza lo bueno. Martes 22, primera semifinal del Festival de la Canción de Eurovisión más extraño en años. Es atípico porque un concurso europeo se celebra en Asia por primera vez, y cada vez hay menos petardadas de esas que tanto chiflaban a los fans más talibanes. También porque algunas delegaciones como Grecia o la propia España no se han gastado un duro: toda su representación ha corrido a cargo de sus discográficas, y en el caso heleno se ha rallado el colmo de la cutrez.

La 2 emitirá (si le deja el sorteo de la Bonoloto) la más entretenida de las dos semis, y también la de peor nivel musical. Y ya está, porque la del jueves, la de Loreen y toda esa gente, sólo podrá verse por Internet. Este año TVE ha decidido que entre perder audiencia el sábado y cabrear a los eurofans, prefiere lo segundo. Sin embargo, el estreno del concurso en la democrática Bakú también tiene cosas muy interesantes, de las que merecen la pena. Nos perdemos “Euphoria”, pero a cambio no tenemos que tragarnos ningún coñazo balcánico, y solo por eso deberíamos dar las gracias a Dios.

18 países para 10 plazas, seleccionadas entre televoto y jurado. ¿Quién ganará? Conozca a los participantes.


1. MONTENEGRO

Rambo Amadeus – Euro Neuro. Una de las canciones más interesantes del año. Bajo su fachada extraña se mezclan géneros musicales con la única letra que critica (o al menos hace referencia) a la catastrófica situación económica de la eurozona. Déjame refinanciarme. La puesta en escena promete. [6]

2. ISLANDIA

Jonsi Tróspido y Greta Salomé – Never forget. La clásica balada a lo Pimpinela, de una parejita que grita mucho por demostrarse su amor, con una instrumentalización a lo Juego de Tronos. Y ni siquiera podemos decir que los islandeses se equivoquen, porque su público votó otra cosa. [5]

3. GRECIA

Eleftheria Impronunciable – Aphrodisiac. Atrás quedan los tiempos en que la Hélade tiraba dinero como los Reyes Magos lanzan caramelos en las cabalgatas. Su crisis les ha pasado factura, hasta tal punto que la gala de selección se hizo en un centro comercial. Al más puro estilo Robin Sparkles. Petardada infumable, tiene fácil su pase gracias a los (cada vez más) griegos que se piran al extranjero. Al menos está buena. [3]

4. LETONIA

Anmary – Beautiful Song. Ya hablé en un post anterior de esta señora que abre mucho los ojos cuando canta (parece Mesut Ozil) y ha sido blanco de las burlas de todo el mundo. Posiblemente aporte la letra más estúpida del concurso, con permiso de la delegación sanmarinense. Se le presentan pocas posibilidades. Y encima no está tan buena como la griega. [3]

5. ALBANIA

Rona Nishliu – Suus. A muchos les echará para atrás que la intérprete meta muchos chillidos para expresar “ahora estoy llorando” o la estructura de la canción, pero Albania es uno de los tapados de esta edición. Si tiene un buen directo y no defrauda, raro sería que no pasara. Y si le toca cerca de Pastora Soler, puede reducir posibilidades a nuestra delegación. [6]

6. RUMANIA

Mandinga – Zaleilah. Lo bueno de esta petardada con frases tan cuestionables como la pronunciación castellana de la cantante en algunos tramos (y eso que son cubanos, la virgen), es que entenderemos lo que dice. Y nos descojonaremos con el “Mi chico bonito un poco negrito“. Si obtiene un buen resultado, seguro que nos la tragamos como una de las canciones del verano. La semi debería ser un trámite. [4]

7. SUIZA

Sinplus – Unbreakable. Igual de neutral que el país, parte con pocas posibilidades de meterse en la final porque corre peligro de no destacar, a pesar de los maratonianos tours que se han metido para promocionarla. Sin embargo, es un tema pop muy convencional y bastante más potable que algunas de las presuntamente favoritas, como la candidatura anterior. [6]

8. BÉLGICA

Iris – Would you?. Esta canción es como un anuncio de compresas Evax. No transpira, no da problemas, y no deja ni rastro. Un coñazo de balada Disney de las que sobran desde hace tiempo, aportada por un país al que Eurovisión se la suda por completo. Bastante lío tendrían entre valones y flamencos para organizarlo, como pasó en 1987. [3]

9. FINLANDIA

Pernilla Karlsson – När Jag Blundar. El país más excéntrico de todo el concurso vuelve a hacer de las suyas. Aunque los recordemos por Lordi, también han enviado a un señor orondo con sus muchachas, a dos viejas MILF, y el maravillosísimo “Nuku Poomin”, que merece un post aparte algún día. ¡Y las frikadas que se dejan en las preselecciones! Con semejante trayectoria, es normal que enviaran esta fumada en sueco, idioma que sólo habla el 5% de la población. Toma tomate. [5]

10. ISRAEL

Izabo – Time. La mejor canción de esta semi. Los periodistas desplazados a Azerbaiyán dicen que no debería tener ningún problema para convertirse en finalista, pero tengo dudas. El país que introdujo el coro-que-baila y lo llevó al extremo, no ha tenido un buen desempeño cuando se ha puesto indie. Pero si queda clara una cosa: siempre que han enviado buenos temas, han obtenido su justa recompensa. “Time” no debería ser una excepción. [8]

11. SAN MARINO

Valentina Monetta – The Social Network Song. Y después de oír lo mejor, viene el truño de la noche. Enviado para cumplir su papel, que es asegurar una puntuación alta para Italia, nadie espera que este país pase las semifinales. Y no me extraña. [2]

12. CHIPRE

Ivi Adamou – La La La Love. No desentonaría con cualquier canción de las que ahora mismo suenan en Máxima FM o Flaix. Todo dependerá del directo que realice esta Rihanna de colonia griega. [6]

13. DINAMARCA

Soluna Samay – Should’ve known better. Volvemos a escuchar otro tema de pop absolutamente convencional, de esos que hemos oído chopotocientas mil veces en la radio. La intérprete está percutible tiene un encanto especial que puede atraer mucho televoto. Y si, corre riesgo de que le pase el efecto “Suecia 2010”, que con algo muy parecido se quedó en semis por primera vez en su historia. Pero que demonios, es Dinamarca y a ellos nunca les ha ido mal yendo de ñoños. [6]

14. RUSIA

Abuelitas Makineras – Party for everybody. Las señoras de ochenta años que todos hemos visto en los zapping de turno. Es lo suficientemente contagiosa como para convertirse en un viral, y unido al gif de un anime cualquiera sería un meme instantáneo, como lo fueron “Caramell Dansen” o “Levan Polka“. En Eurovisión gustan las petardadas más que un tonto un lápiz, pero el jurado no es de la misma opinión. Y el año pasado, casi dejó a Rusia fuera. Se espera su pase pero si no sucede, tampoco debería extrañarnos. [5]

15. HUNGRÍA

Compact Disco – Sound of our hearts. Después de ver a unas viejas de 80 años dándolo todo, nadie esperaría una canción como de MTV. Pueden darse verdaderas paradojas que ni tan siquiera el jurado puede resolver. Porque el año pasado, que enviaron a una señora con cara de boxeador, pasaron sin problemas a la final. Pero en este, que mandan un buen tema, corren riesgo de ser eliminados. [7]

16. AUSTRIA

Trackshittaz – Woki mit den popo (menea el bullarengue). Austria tenía dos opciones en su final: o un señor con barba disfrazado de mujer que imitaba a Dana Internacional (NO ES COÑA), o dos muchachos garrulos de pueblo que se ponen a rapear sobre barcos y putas. Si er austriako te vasilah tu te kayah y lo asimilah. Un tema muy divertido, debería estar presente el sábado. [7]

17. MOLDAVIA

Pasha Parfeny- Lautar. El segundo equipo rumano no nos va a dejar a los caraconos como el año pasado. Tampoco dejó opción al regreso de Epic Sax Guy, para lo que su grupo había preparado un tema muy divertido. En su lugar, irá un tío que cantará sobre amor y músicos callejeros. No le interesará a absolutamente a nadie, pero por magia de su comunidad inmigrante favorita de turno, estará en la final. Tampoco sería una catástrofe, porque se deja oír. [5]

18. IRLANDA

Jedward – Waterline. La oda a la hiperactividad de los pelos de punta, el grupo favorito de Calvin Harris, no enviará este año un tema tan adictivo como “Lipstick”, y apostará por algo más convencional. La mayoría de la gente da su pase por hecho, pero segundas partes no siempre fueron mejores. [6]

Publicado en Avisos | 3 comentarios

Semana Eurovisiva 2012: Locuras de los fans

¡Ya hemos llegado a la semana más esperada! Como ya es tradición desde hace dos años, después de la final de la Champions League llega Eurovisión. Más de uno ya se está preparando, y los que no pueden viajar a Bakú porque no han conseguido entrada o temen por su seguridad quedarán para verlo, como los yankis que se tragan la Superbowl mientras se ponen morados a cervezas.

El post de hoy tiene mucho que ver con las locuras que puede cometer la gente para apoyar a su candidato favorito, cual Loqui and the Loquer y Poquifrenti de la vida. Este año no ha sucedido nada, pues RTVE ha renunciado a una preselección porque no tienen un duro y le han regalado todo a Warner Music. Curiosamente, un año en el que podemos quedar bien. Sin embargo, esto no nos ha dejado sin momentos de gusto cuestionable.

¿Qué otros momentos de locura colectiva podríamos destacar? Estos son solo algunos de los más recientes.

Puesta en escena de Coral

La preselección del año 2010 pasó a la historia por dos razones: el triunfo de Forocoches con John Cobra at the gala (Best night ever), y el enésimo hostión de Coral contra todo pronóstico. Y digo esto porque, a pesar de que ese año estaba trufado de artistas que más tarde cantarían en “Qué tiempo tan feliz”, la gran favorita de la noche era la versión Alipende de Mónica Naranjo, que ganó el Festival de Benidorm y después perdió frente a Rodolfo Chikilicuatre en un momento tan tenso como divertido. Parecía que ese iba a ser su año, y “En una vida” el tema con el que representaría a España de una santa vez. Mucho berrido, tul y satén.

Muchos eurofans estaban extasiados, hasta el punto de imaginarse su puesta en escena con programas informáticos o clicks de Playmobil. La versión extreme de esos sueños nos la aportó un muchacho que, con toda su buena intención, cogió cuatro pintalabios y una esponja desmaquilladora para imaginarse la actuación en Oslo. Todo con muchas explicaciones, efectos especiales y un maravilloso solo interpretado por el propio muchacho mientras grababa.

Quién iba a decirle que Daniel Diges vencería contra todo pronóstico.

Clubes de fans y organizaciones por internet

Con las votaciones online, el mayor temor de los eurofans era que alguien les jodiese el chiringuito, y se quedaran sin ver a sus divas de turno. En 2008, el primer año de Coral para muchos de estos aficionados, se juntaron toda una serie de factores que convirtieron la preselección de MySpace en una versión actualizada de “El mundo está loco, loco, loco”.

Lo que parecía un paseo militar para La Casa Azul, se convirtió de repente en una competición de votaciones entre Forocoches y Mediavida (dos de los foros con mayor actividad de España) por ver quien subía a su candidato más freak: uno a Rodolfo Chikilicuatre de Buenafuente en LaSexta, el otro a un señor de 70 años llamado Antonio El Gato y que finalmente fue el vencedor. Adivinen a quién se cargó TVE por sus santos cojones.

Por otro lado, estaban los eurofans que se habían montado sus comandos para subir artificialmente a divas como Coral o Mireia. Y entre medias, los clubes de fans de gente como Arkaitz, al que no habríamos conocido en la puñetera vida de no haber sido por este tipo de propuestas. Ni que decir tiene que Guille Milkyway, tras quedar tercero, salió pitando y no se presentó nunca más.

Eurofans espontáneos

Jimmy Jump es el clásico espontáneo que todos asociamos a Eurovisión. Sin embargo, en las preselecciones españolas los eurofans también han tenido una tremenda fama de revientaeventos. De forma más controlada pudimos verlo en la esperpéntica gala de Pastora Soler, donde los pobres estuvieron más de cuatro horas de pie y terminaron saltando para desear suerte, condicionar las votaciones o regalar a la muchacha unas sortijas del todo a 100. Sin embargo, no es la única ocasión.

En la celebérrima gala de 2008, con todo el público cabreadísimo porque Chikilicuatre iba a arrasar en el televoto y tenían que poner verde a RTVE, Raffaella Carrá pidió a un representante de Eurovisión que saliera a la palestra. El siguiente momento es uno de los más cómicos en la historia de este evento.



Furkan Cinar: desde Youtube con amor

Para los lectores menos expertos en estas lides, Furkan Cinar vendría a ser como una especie de Salvador Raya otomano (o chipriota, o griego… yo que se), especializado en destrozar cantar todos los temas que participan en Eurovisión. Y aunque ahora no lo haga tanto como quisiéramos, durante un tiempo fue la mayor celebridad Youtubera relacionada con este evento. En este video le toca a Soraya, pero en otros tiene el gusto de deleitarnos hasta con lucecitas de Navidad y coreografías variadas.

A pesar de que este año prácticamente no ha cantado ninguna canción, y es una pena porque podía haber defendido “Aphrodisiac” con mucha comicidad, los amantes de la vergüenza ajena no estamos solos. Un tío de Estados Unidos ha hecho lo mismo que hacía él con “Quédate conmigo”. Por razones obvias, el señor Ohlsson no lo seleccionó para su video de apoyo a Pastora Soler.

Andy Sings Quédate Conmigo

Que mejor cierre que dejaros con su sustituto. Mañana, la primera semifinal.

Publicado en Eurovisión, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, Música, RTVE, TVE | Deja un comentario

Esenciales Eurovisión: Los descartes

El próximo sábado es la gran final de Eurovisión, que este año se celebra en la República Absolutamente Democrática de Azerbaiyán. Mientras algunos creen que Pastora Soler arrasará on chopotocientos mil votos y el resto estamos deseando que este año gane un país europeo de verdad, convendría recordar que de festival no solo se aprovechan las participantes.

A lo largo de estos meses, ha habido muchas canciones que se han quedado en el camino, y conviene recordarlas. Puede que hacerlo con una imagen de Coral Segovia (esa eterna segundona de las preselecciones) no sea lo más apropiado, porque he querido recomendar temas bastante más aceptables que el “En una vida”. Estas son las “ganadoras morales” de Café con Caracoles, que no estarán en Bakú pero tampoco merecen caer en el olvido.

ESTONIA: Liis Lemsalu – Made up my mind

Estonia es para Eurovisión lo que Radio 3 es al panorama radiofónico: un soplo de aire fresco, aunque muchas veces por defenderlo te pongan poco menos que de hipster. Su final es una de las pocas donde merece la pena escucharse a todos los participantes, porque deja muchas joyitas. Y este año no puede ser una excepción. El ejemplo más claro es Liis Lemsalu. Su primer disco, que puedes encontrar en Spotify, no llega ni al aprobado. Pero cuando escapa del estilo poppie, lo borda. Y este es el caso.

Aunque obtuvo una buena valoración del jurado, el público estonio dio la espalda a “Made up my mind” porque sonaba demasiado americano para el gusto de un país que, por muy moderno que se ponga, no deja de ser una ex república soviética. Y es una pena, porque aporta un toque entre soul y funky muy interesante, que ningún otro participante envía. Si no te gusta este estilo musical, también podemos recomendar a Tenfold Rabbit con “Oblivion” (más alternativa que la anterior) o Traffic con “Nasa” (pop rock mucho más convencional). Si será por nombres, a Estonia le sobra calidad.

Lo que enviará: Ott Lepland – Kuula
Canción bonita sin más, que ganó porque el tío participó en una especie de Operación Triunfo local. Pero nos quedamos con la otra. Es muy posible que a “Kuula” la eclipsen otras baladas. Conclusión: Psé


LITUANIA: The Independent – Baby

Si Estonia es Radio 3, Lituania puede equipararse a Kiss FM: envían cosas completamente típicas, pasan desapercibidos y nadie les hace caso, como si fueran un hilo musical. De hecho, es el único estado báltico que no ha ganado el festival. Sin embargo, en su colección de tíos disfrazados de peluches, señoras que no tienen ni puta idea de cantar y demás frikis, hay espacio para las buenas propuestas.

The Independent es un grupo de rock que en cualquier otro sitio pasaría desapercibido. Pero claro, hablamos del país de Sabonis y allí mejoran mucho el nivel. “Baby” es una canción tan intensa como breve, que podía haber convencido a los jurados y llamado la atención del televoto europeo. Sin embargo, los lituanos no estaban demasiado por la labor y les dieron la boleta en la final. No se quedaron a las puertas, sino a mitad de tabla.

Lo que enviará: Donny Montell – Love is blind
En lugar de despertar a Europa a golpe de guitarra eléctrica, Lituania ha preferido vendarla los ojos (literal) con otra balada anodina, sosa y que tarda en arrancar. Como todos los putos años, siempre igual siempre igual. Conclusión: Que les den.


DINAMARCA: Ditte Marie – Overflow

Siendo un festival europeo, a muchos nos habría encantado ver a esta imitadora de Robyn. “Overflow” es el tema petardo-aceptable que le falta a esta edición de Eurovisión, ese que podría haberle garantizado la final e incluso un Top 10 si la muchacha se moviera con soltura sobre el escenario. Sin embargo, no es que se quedara a las puertas, es que pasó desapercibida por completo.

¿Qué sucedió? Que Overflow puede ser un temazo bien petardo a lo SNSD, pero Ditte Marie no sabía cantarlo. Parecía sufrir en el escenario y encima se movía menos que una estatua en una glorieta. Esto, sumado a una performance desafortunadísima que recordaba más a tiempos oscuros, echó para atrás a todos los votantes. Es una pena, pero lo bueno del festival es que las canciones hay que defenderlas en directo. Que se lo digan a la petarda croata esa del “María Magdalena”, que le quitaron tropecientos puntos por llevar coros pregrabados.

Lo que enviará: Soluna Samay – Should’ve know better
Esta muchacha con nombre de frigorífico arrasó en el televoto, es una de las favoritas para ganar y nos va a alegrar a todos la vista, así que es obvio que salieron ganando con la elección. Conclusión: Absolutamente fans.


ISLANDIA: Magni – Hugarró

Magni Ásgeirsson ha tenido una trayectoria musical muy particular. Después de triunfar en los 90 con una banda que aquí no conoce ni el Tato (ni nos importa), se marchó a Estados Unidos para participar en un reality show de rocosos rockeros, donde llegó hasta la final. No venció, pero se ganó el respeto de todo el mundo cuando volvió a su país… lástima que eso no le haya servido, hasta ahora, para representarles en Eurovisión.

Baladas este año hay muchas, pero power ballads rockeras como esta ninguna. Cierto es que a Hugarró le falta algún arreglillo y pide a gritos más potencia, pero la interpretación es impecable y después ha tenido recorrido comercial. Quedó en tercera posición y pasase lo que  pasase, Magni no habría podido ganar. La canción favorita del televoto era “Stattu Upp“, la concepción que tiene un islandés del Caribe Mix. Y el jurado… pues eligió lo que eligió.

Lo que enviará: Jonsi “El malo” y Greta Salomé – Never Forget
¿Jonsi “El Malo”? Si, porque para mí el auténtico Jonsi es el de de Sigur Ros, ¡rechace imitaciones!. Dueto del montón como tantos otros, en Islandia no estaban tan mosqueados desde la quiebra de Landsbanki. Conclusión: Otro año que no vencerán.


SUECIA: Lisa Miskovsky – Why start a fire

Aunque ha habido muchas críticas a la calidad musical del Melodifestivalen de 2012, nos ha dejado muy buenas noticias: la victoria de Loreen, la actuación de Sean Banan riéndose de todo el mundo con brillantez, y la participación de artistas de verdad, y no Corales de la vida de las que sólo vemos el pelo cuando hay Eurovisión y festival del orgullo gay. Una de esas cantantes que queríamos ver es Lisa Miskovsky, un icono del indie que se hizo muy famosa a partir de la banda sonora del videojuego “Mirrors Edge”.

Lisa pasó a la final y quedó última. El jurado no le dio los votos suficientes, y el público alternativo la dejó de lado en favor de Loreen. Sin embargo, aportó mucho aire fresco a un concurso como el Melodifestivalen. Y a diferencia de cierto boliviano-polaco que se cargó el camerino a puños tras quedar subcampeón, ella no se tomó mal su mala posición. Lo más probable es que no vuelva a presentarse nunca más en plan La Casa Azul, pero siempre recordaremos esta oportunidad con cariño.

Lo que enviará: Loreen – Euphoria
En lugar de “Why Start a Fire”, Suecia ha enviado a la gran favorita de las apuestas, la amada por los eurofans (aunque cinco años atrás hubiesen mandado algo así a la mierda) y la ganadora del Melodi por récord absoluto de votos. Si hubiesen enviado “My heart is refusing me” el año pasado, en lugar de irnos a una tierra de cabras estaríamos en Estocolmo. Conclusión: Sale ganando.


RUMANIA: Electric Fence – Sun-ta

Eurovisión no solo va de países del Reino del Norte, no. También toca hablar de ese maravilloso lugar al que damos los 12 (o puntuaciones altas) todos los años y del que sólo nos acordamos si hay una final de la Europa League de por medio: Rumanía. Después de su mediocre posición del año pasado, tenían dos opciones para volver a arrasar: o elegían una cosa étnica y relacionada con su cultura, o se decidían por el petardeo más infame al más puro estilo “Mister Saxobeat”. Obviamente, eligieron la segunda opción.

En la primera, tenemos esta cosa absolutamente indefinible pero que engancha más que Juego de Tronos. “Sun-ta” quedó segunda en la gran final, solo por detrás de unos señores cubanos. No hubiese entrado en las listas de éxitos, pero al menos habría aportado algo completamente distinto a lo que suele enviar este país. ¡Más turbofolk y menos Dragostea Din Tei!

Lo que enviará: Mandinga – Zaleilah
Por primera vez en su historia, el 12 de España a Rumanía estaría justificado. Es un tema en castellano, con una letra absolutamente infame (¿mi chico bonito un poco negrito? WTF), que está arrasando en Rumanía y perfectamente podría ganar Eurovisión. Pero ¿qué importa, mientras la cantante esté jamona? Conclusión: Que pechotes.

BONUS TRACK: ¿Por qué Rusia eligió a seis ancianas de 80 años para arriba?

RUSIA: Aida y Timati – Fantasy

El tercer clasificado de la final fue esta imitación cutre de Pitbull con una mujer metiendo berridos. Que por muy producida que estuviera por Timbaland joder, es horrible. El subcampeón fue Dima Bilan, que ya había participado dos veces, con la mariliendre de TATU. ¿Alguien en su sano juicio no votaría a las viejecitas?

Publicado en Avisos | 4 comentarios

"Quiero ser torero": Los realities también pueden aburrir

Aunque las nuevas generaciones están pasando de la tauromaquia por distintas razones que no vienen al caso (porque no quiero convertir esto en otro cansino debate de “toros si toros no”), algunas comunidades autónomas, e incluso el nuevo Gobierno, están defendiendo a lo bestia a la llamada Fiesta Nacional. Lo que en el libre mercado se habría dejado a su suerte, la Administración lo apoya con subvenciones de todo tipo (algunas tan variopintas como “inocentes excursiones escolares”) que mantienen artificialmente un negocio más muerto que Terry Schiavo.

Dentro de esa campaña propagandística para meternos astas y banderillas por los ojos, dos televisiones autonómicas del think tank, Telemadrid y Castilla-La Mancha TV, han coproducido el polémico reality “Quiero ser torero”, que busca a los Manoletes y Belmontes del mañana. Su estreno en la Comunidad de Madrid fue un fracaso, con un 3,6% de share que puede responder a ese desinterés que cité anteriormente. Pero tras ver el primer capítulo, añado que la razón real se corresponde con su calidad: es un truño.

“Quiero ser torero” está presentado por Cristina Sánchez, una mujer a la que se le da mejor lidiar morlacos que conducir este espacio. La muchacha no tiene soltura para la narración o dirigirse a la cámara, y sorprende que no se haya contratado a una presentadora profesional para esto. Y en lugar de un jurado con su Risto Mejide, aquí tenemos fauna ibérica pura entre profesores, apoderados y empresarios del sector que tienen tanto carisma como un trozo de cartón.

¿Y qué sucede con los aspirantes? Pues tres cuartos de lo mismo. A pesar de que estamos en el siglo XXI, todos los perfiles eran o señoritos del tipo “me tomo un rebujito a lomos de mi caballo” (afortunadamente para todos, la gran mayoría se quedaron fuera), o gente humilde y absolutamente normal, de la que hace cincuenta años saltaba a las plazas a lo Jimmy Jump para obtener una oportunidad. Como todos sabemos, la cosa hoy es distinta.

Cristiano Ronaldo metido a torero.
Desgraciadamente, no pasó del primer casting.

Con todo ese percal, el televidente de turno que no disfrute de este espectáculo (como es mi caso) descubrirá desde el minuto 1 que el reality es una farsa para contentar a los aficionados y promover los toros a palazos o, como me gusta decir, “a la norcoreana“. Todas las estridencias se han eliminado, así que es imposible que te puedas encariñar con un concursante, reírte del friki de turno (como sí pasaba en el ya clásico “Quién quiere casarse con mi hijo”) o quedarte con sus caras. En un caso concreto, la única mujer que se presentó a las pruebas fue descartada por “tener demasiado nivel”, una excusa absurda porque 1) se podía haber aprovechado un perfil femenino para conseguir más audiencia y 2) a otro aspirante le echaron minutos antes porque “necesitaba torear más”. Tampoco acompaña el ritmo, excesivamente pesado: lo que en EEUU se despacha en 30 o 40 minutos, aquí dura 90 más la publicidad.

Aunque utilice un formato fácilmente asimilable para el público juvenil, como es el de la telerrealidad, “Quiero ser torero” se vende tan mal que resulta imposible seguirlo del tirón. No te deja con ganas de más. Sin el interés de la audiencia, a la que apenas se conquistó en el estreno, es muy difícil que esto siga adelante… a menos que a Telemadrid y CLMTV les de por mantener vivo a un muerto de manera artificial. La semana que viene, cuando “El número 1” de Antena 3 pase al miércoles, promete ser dramática. [3]


“Quiero ser torero” se emite en Telemadrid, los miércoles a las 22:00. El primer programa está disponible en Youtube.

Publicado en http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, Telemadrid, Televisión | Deja un comentario

Oliver y Benji, en "Cazamitos"

Es la enésima vez que se repite en la televisión española, pero muchos vuelven (volvemos) a picar como el primer día. “Campeones“, ese anime que todos conocemos en España como “Oliver y Benji” y que en realidad se llama “Captain Tsubasa“, ha iniciado su enésima reposición, en esta ocasión por Marca TV. Y a las 20:30, su primer horario de emisión cuando se estrenó en Telecinco y todo un guiño para los aficionados. Si bien la calidad de imagen es malilla, no está de más recordar viejos tiempos.

Ya sabemos de sobra que Roberto Sedinho incumple su promesa de llevarse a Oli a Brasil (tuvo que esperar tres años), que nuestro jugador acaba en las filas del Barça y que Mark Lenders es el personaje con más carisma del planeta. Pero nunca está de más recordar un par de cosas. Esos tópicos que se repiten para definirla… pero que no siempre son verdad.

“Los campos miden ochenta metros”

Uno de los argumentos más típicos para definir esta serie es el clásico “se tiran dos horas para chutar a portería”. Y eso, al menos, es lo que sucede en la serie de dibujos. Porque en el manga es otra cosa, y la duración de los encuentros es más normal. ¿Qué sucedía en realidad?

Oliver y Benji, como tantas otras series que se iniciaron a la vez que el cómic, “ampliaba” artificialmente estos encuentros para ganar tiempo y que no les pillara el toro. A diferencia de series como Naruto, que incluían personajes absurdos como Mizuki Tigretón porque ya habían sobrepasado al manga, en Captain Tsubasa los recursos eran campos kilométricos, flashbacks e incluso algún partido irrelevante. Funcionó, pero para próximas ediciones no se volvió a repetir… al menos, no con tanto descaro. En reediciones como Supercampeones o Campeones hacia el mundial, los encuentros ya tenían una duración más normal, de uno o dos episodios.

Del toque fantástico con chuts revienta paredes no hace falta hablar: vende la serie mejor entre los críos, su público objetivo. Además, más fantasiosas son Goleadores o, más recientemente, Inazuma Eleven.

Dicen que Cristiano Ronaldo y Casillas no se llevan bien

“Fue una serie por encargo”

No es así. Corre la leyenda de que el dibujante, Yoichi Takahashi, hizo la serie “por encargo de una organización deportiva”. Sin embargo, el manga nace como tantos otros, a partir de una historia autoconclusiva que el tío, un amante del deporte, tuvo una idea para presentar una historia autoconclusiva a Shonen Jump mientras veía la tele.

“En 1978 vi el Mundial de Argentina por televisión, y me enamoró” (…) “Entonces, el fútbol japonés era semiprofesional y los equipos eran bastante malos”. Fuente

Por matizarlo más, el fútbol “semiprofesional” estaba compuesto por clubes pertenecientes a grandes empresas niponas, como la editorial Yomiuri, Nissan o Panasonic. No fue hasta finales de los años 70 cuando se comenzaron a contratar futbolistas extranjeros, como Ruy Ramos, que mejoraron el nivel.

Viendo que el fútbol comenzaba a llamar la atención, Shonen Jump le dio una serie en 1981, que se mantuvo con mucho éxito. A partir de su buena acogida, la Asociación de Fútbol Japonesa ha aprovechado Oliver y Benji en más de una ocasión para promocionar este deporte e impulsar su práctica en los colegios. Y todo se ha ido alargando poco a poco, con Oliver en el Barça o Bruce Harper como defensa central titular en el Jubilo Iwata. No es un “producto de laboratorio” como se ha dejado caer por algunas páginas.

Toda una generación nos identificamos con Bruce. Uno di noi!

“Oliver y Benji ha sido toda una inspiración”

Indudablemente. Si no hubiese tenido tanto éxito, puede que el fútbol nipón siguiese sin trofeos internacionales en sus vitrinas. Pero no solo les ha ayudado a ellos, sino que muchos niños europeos pensaron que también podrían saltando sobre las piernas de su compañero para hacer la catapulta infernal. Cuentan las malas lenguas que Pep Guardiola, entrenador eterno del FC Barcelona, copió “La Jaula” del San Francis y la aplicó a su esquema táctico con mucho éxito.

Sin embargo, aquí también hay algunas leyendas. Una de las cosas que se dicen, y que te encuentras en medios de comunicación españoles, es que el personaje de Oliver Atom se inspiró en Kazuyoshi Miura, el “Raúl González Blanco” del Japón porque triunfó en sus mejores años, y cuando se le pasó el arroz comenzó a arrastrarse por los campos. Sin embargo, está muy cogido por los pelos. El manga empezó a editarse en 1981, y el primer volumen salió a la venta en enero de 1982. Kazu Miura (quien además es de Shizuoka, la misma provincia que el protagonista) se marchó a probar suerte a Brasil ese mismo año. Los paralelismos son tremendos, pero en ningún caso parece que Takahashi se haya inspirado en este jugador… sobre todo, porque entonces ni lo conocía.

Julian Ross era todo un caballero

Non non, non todo é o que parece amigo…

Publicado en Anime, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, Manga, Marca TV, Oliver y Benji | Deja un comentario

"Vamos Campeones": el triunfo del garrulismo

Con la excusa de que el Real Madrid celebraba su título de Liga, se ha podido asistir a un auténtico atentado contra la música en la capital del Reino. Más de dos horas de celebración, donde los allí presentes y nosotros, los sufridos espectadores que vimos todo por Telemadrid (de algo tenía que servir), tuvimos que tragarnos una pachanga infernal con el himno de las Mocitas Madrileñas remezclado, canciones del verano, el Ai se eu te pego y de postre, Daddy Yankee feat. Omega. Pero por encima de todo, sobresalieron unos cánticos cerveceros que, a pesar de sus ritmos electrónicos, echaban un pestazo a naftalina tremendo. Un auténtico suplicio que me hizo pensar: “¿de dónde sacaron esta mierda?”. La respuesta está en un disco editado en 2001: “¡Vamos Campeones! El disco oficial con los himnos de la grada”.

Resulta que el Real Madrid, en plena era de los Galácticos (año 2001), lanzó al mercado un disco oficial (es importante remarcarlo) que pretendía que todo el público del Bernabéu, uno de los más apoltronados y conservadores del mundo, supiese cómo animar. Justo lo que pide ahora Mourinho, lo pensó Florentino Pérez hace diez años. El constructor-presidente pensó que sería buena idea coger los cánticos de los Ultrasur -que no son precisamente una barra argentina-, meterles una base machacona y que la gente se los aprendiera. Así nació esta cosa que incluye trece canciones,imposibles de escuchar del tirón

Esta es su portada. ¿No es una preciosidad?

Al igual que una buena noticia, donde lo más importante está en las primeras líneas, el disco despeja toda duda de que será una mierda desde el principio. El corte de apertura que da título a este aborto, “¡Vamos campeones!”, es una adaptación casposa del “Derroche de amor” de Ana Belén sobre un puto MIDI de karaoke, tomado sin permiso ni perdón, que interpreta un coro de cinco viejos como los que se pasan la tarde bebiendo solisombra en un bar. Por si quedaba alguna duda de que estamos ante un trabajo de originalidad cero, el siguiente tema es la adaptación del “Yo te quiero dar” de La Mosca. Un tema que cantado por los hinchas de Boca es emocionante, pero que aquí tira a añejo que echa para atrás. Como si te lo regalaran por comprar un ejemplar La Gaceta.

Sin embargo, es en las canciones propias donde más se puede disfrutar este CD. Como en “Popurrí”, cuya letra son sólo nombres de jugadores de la etapa galáctica, como Figo (ese que defraudaba a Hacienda), Raúl, Iker Casillas o Roberto Carlos a ritmo de samba… de teclado Casio. Por razones obvias no sonó en la fiesta, pero si a Florentino Pérez le diera por reeditarlo con los vencedores de 2012, no veo al comepipas de turno muy dispuesto a vitorear a Sami Khedira o a Mesut Ozil.

No existe un solo corte de “Vamos Campeones” desaprovechable, hay de todo. Desde una versión pastillera del Tractor Amarillo llamada “Vente con el Real”, que más bien parece “Johnny Techno Ska” pasadisima de rosca, hasta un clásico que en cualquier equipo de mierda no puede faltar: “Vamos (equipo de turno) / Te sigo a todas partes yo te quiero”. Aunque en este caso, y para no ofender a las enjoyadas de Serrano y demás Gente De Bien, se sustituyó el “hay que ponerle un poco más de huevos” por “huevo” en singular. Como quien hace una tortilla.

Como culmen, se incluye también una versión del sobadísimo “We are the Champions” de Queen. Si, tal cual. Estoy seguro de que si Freddie Mercury resucitase y la escuchase, haría exactamente lo mismo que Kurt Cobain. En este caso, se sustituye al coro de viejos por el hijo de uno de estos, con una calidad digna de una preselección de Eurovisión… y un puto MIDI de fondo, otra vez. Esto es “Al fin campeones”:

We are the Champions, my friend
Al fin Campeones otra vez
We are the Champions, we are the Champions
Blanca victoria, que expande la gloria del Madrid.

En definitiva, “Vamos Campeones” esconde todos los tópicos y clichés existentes sobre el Real Madrid. Es un disco rancio, casposo, castizo y que si ya sonaba anticuado cuando se editó, en los tiempos que corren da vergüenza ajena. No pasaba nada por poner “Club Foot” de Kasabian, que a este equipo también le seguimos gente con algo de gusto musical.

Publicado en Fútbol, http://schemas.google.com/blogger/2008/kind#post, Liga, Madrid, Música, Mourinho, Real Madrid | 2 comentarios